DIDASKALOS

DIDASKALOS

viernes, 30 de abril de 2010

"Edén al Oeste" de Costa Gavras

Hace dos semanas, dentro del ciclo de Cine para cambiar el mundo organizado por el Foro Social de Tomelloso, pudimos ver Edén al Oeste, la última película del director franco-griego Costa Gavras.



Se trata de una película sobre la inmigración ilegal en Europa con buenas dosis de ironía y sentido del humor, aunque sin trivializar el drama de los inmigrantes clandestinos. El protagonista, Elías, llega ilegalmente a las costas griegas y desde allí inicia un recorrido por toda Europa que lo llevará hasta París. A través de la mirada inocente del emigrante se ponen en evidencia numerosas realidades, a veces injustas, a veces absurdas, de nuestras sociedades desarrolladas.

La película está llena de referencias y guiños a la Odisea de Homero. El propio viaje de Elías es una odisea contemporánea en la que el protagonista se enfrenta a una serie de personajes y situaciones que ponen a prueba su ingenio y le descubren un mundo nuevo. Se le podría aplicar perfectamente el tercer verso de la Odisea de Homero:

πολλῶν δ᾽ανθρώπων ἴδεν ἄστεα καὶ νόον ἔγνω
De muchos hombres vio las ciudades y su manera de ser conoció.

Cuando los guardacostas abordan el barco en el que viaja Elías, este se arroja al mar y las olas lo llevan hasta la playa nudista de un complejo turístico de lujo. Allí será despertado por la pelota de unas bañistas que juegan en el agua, en una escena que remite al encuentro de Odiseo y Nausica en la isla de los feacios. A partir de entonces se suceden las peripecias y las referencias homéricas. Varias mujeres se enamoran de Elías e intentan retenerle, como Calipso y Circe en la Odisea. Más adelante es víctima de la explotación laboral en una fábrica de reciclaje de televisores, episodio que recuerda al de la cueva del Cíclope. Cruza una frontera escondido en los bajos de un camión, igual que Odiseo escapa de Polifemo oculto entre las ovejas.

El final de la película parece evocar el célebre poema de Cavafis Ítaca. El protagonista consigue por fin llegar a su destino y encontrar al personaje que va buscando durante buena parte de la historia, pero descubre que no tiene nada que ofrecerle y que el final del viaje no es como se había imaginado. En estas escenas finales nos vienen a la memoria los versos de Cavafis:

Η Ιθάκη σ' έδωσε τ' ωραίο ταξείδι.
Χωρίς αυτήν δεν θα 'βγαινες στόν δρόμο.
Αλλά δεν έχει να σε δώσει πια.

Κι άν πτωχική την βρείς, η Ιθάκη δεν σε γέλασε.
Έτσι σοφός που έγινες, με τόση πείρα,
ήδη θα το κατάλαβες η Ιθάκες τί σημαίνουν.

Ítaca te dio el hermoso viaje.
Sin ella no habrías salido al camino.
Pero no tiene más que darte.

Aunque la encuentres pobre, Ítaca no te engañó.
Con lo sabio que te has vuelto, con tanta experiencia,
ya habrás comprendido lo que significan las Ítacas.


A continuación podemos ver el trailer de la película.

domingo, 25 de abril de 2010

Fichas de mitología: Apolo

Apolo es el dios griego de las artes, la música, la poesía y la adivinación. Era hijo de Zeus y de la diosa Leto, llamada Latona por los romanos. Los símbolos de Apolo son el laurel, la lira y el arco. Se le suele identificar también con el sol. En ocasiones se le representa en compañía de las Musas, las nueve diosas de las artes, que habitan en las cumbres del monte Parnaso. Precisamente en las laderas del Parnaso se encontraba el santuario de Delfos, consagrado a Apolo. En el Museo de Delfos se conserva una preciosa copa decorada con esta representación de Apolo, coronado de laurel y sujetando la lira.


En la escultura antigua, una de las imágenes más conocidas de Apolo era la que se encontraba en uno de los frontones del templo de Zeus en Olimpia. El dios aparece en el centro poniendo orden en la lucha entre centauros y lapitas.


También es muy conocido el llamado Apolo Belvedere, escultura griega de época helenística, que se conserva en los Museos Vaticanos.


En Madrid, cerca de las famosas fuentes de Cibeles y Neptuno, se encuentra esta otra fuente dedicada a Apolo, en la que el dios aparece sosteniendo la lira.


No muy lejos de la fuente de Apolo está el Museo del Prado, donde se puede contemplar El Parnaso, un cuadro de Nicolas Poussin, pintor francés del siglo XVII. Apolo aparece sentado, en compañía de las nueve Musas y coronando con laurel a los más ilustres poetas de la Antigüedad. En primer término aparece una figura femenina que personifica a la fuente Castalia, que manaba en las proximidades del santuario de Apolo en Delfos.


En esta otra pintura del siglo XVIII aparece Apolo apoyado en su lira y dirigiendo el coro de las Musas.


En una ocasión Apolo se enamoró de la ninfa Dafne, pero este amor no se vio correspondido. Dafne pidió ayuda a los dioses para que la libraran de la persecución del dios. Sus ruegos fueron escuchados y la ninfa fue convertida en laurel, justo cuando estaba a punto de ser alcanzada por Apolo. Desde entonces Apolo adornaba su cabeza con las hojas del laurel. En el siglo XVII el escultor italiano Bernini, al que ya conocemos por su versión del rapto de Perséfone, se imaginó así el mito de Apolo y Dafne.


Terminamos con dos versiones pictóricas del mito de Apolo y Dafne: la primera de un pintor italiano del siglo XV, y la segunda de un pintor inglés de finales del XIX y principios del XX.


domingo, 18 de abril de 2010

"Cantar de las dos torres" de ¿Agustín García Calvo?

Acabo de leer Cantar de las dos torres, poema de tono épico de Agustín García Calvo publicado por la editorial Lucina. El autor (aunque García Calvo, como viene siendo habitual en sus últimas obras, pone en duda su propia autoría) es un gran conocedor de la poesía grecolatina. No en vano es el artífice de la que es, en mi opinión, la más lograda traducción de una obra antigua al castellano, la Ilíada de Homero, publicada también por Lucina. En su versión de Homero no sólo reproduce el ritmo del hexámetro griego, sino que se inventa una lengua artificiosa propia, mezclando formas arcaicas e inventadas y reproduciendo así en castellano el efecto que debía producir el griego de Homero en los lectores-oyentes de la antigua Grecia.


En Cantar de las dos torres García Calvo imita el estilo, el tono y la métrica de la poesía homérica y toma como argumento el ataque terrorista contra las torres gemelas de Nueva York. A partir de ahí hilvana una historia en la que reflexiona sobre el supuesto choque de culturas y los males del mundo contemporáneo, o el Gran Conglomerado, como le gusta decir al autor. Aparecen aquí algunos de los temas que García Calvo ha tratado en otros libros, artículos periodísticos o en sus tertulias del Ateneo de Madrid. Reproducimos a continuación los primeros versos del poema:

Canta, diosa, la Fe de los hombres hijos de muerte,
Fe que alzaba a los cielos altivas torres a veces
y a veces las arrumbaba por tierra, y dí de qué suerte,
siendo una y misma la Fe, guerreaban como si fuesen
una con otra. Y ¿cuál era, dí, aunque sea el de siempre,
el tiempo del choque tremendo? Que avino al cabo de veinte
siglos de andar por acá rodando el Verbo y de trece
que huyó de la ley el Profeta. A fin de ser diferentes,
partido tenían el mundo en harturas y en escaseces,
dos modos que tiene la misma miseria de aparecerse:
los unos creían en un porvenir de huríes celestes
y en tanto cubrían de velo la cara de sus mujeres:
los otros ponían "Fiamos en Dios" por marca y membrete
justo en la cara del Dios uno y mil de su cuño y troqueles.

viernes, 16 de abril de 2010

Fichas de mitología: Hefesto

Hefesto es el dios griego del fuego y de la fragua, patrón de los artesanos. Su nombre latino es Vulcano. Era hijo de Zeus y Hera, aunque hay otras tradiciones sobre su nacimiento. En una ocasión en la que sus padres discutían se puso de parte de su madre y Zeus, enfadado, lo cogió de un pie y lo arrojó desde la cumbre del Olimpo. Hefesto fue a parar a la isla de Lemnos y se lastimó una pierna en la caída, por lo que desde entonces cojeaba. Los símbolos de Hefesto son el martillo, el yunque y las herramientas propias de la fragua. También el hacha de doble hoja, que sostiene en este fragmento de cerámica griega y con la que ayudó a Zeus en el nacimiento de Atenea.


Esta otra vasija griega ilustra una conocida escena de la Ilíada, en la que Hefesto entrega a Tetis las armas que ha fabricado para su hijo Aquiles.


En esta pintura al fresco, encontrada en al ciudad romana de Pompeya, vemos a Hefesto trabajando en su taller junto a sus ayudantes, los Cíclopes.


El siguiente cuadro de Rubens, conservado en el Museo del Prado, presenta a Hefesto en la fragua fabricando los rayos de Zeus.


Hefesto estaba casado con Afrodita, la diosa del amor, pero ésta le engañó en una ocasión acostándose con Ares, el dios de la guerra. El Sol descubrió a los dos amantes en la cama al amanecer y acudió a la fragua de Hefesto para contárselo. Esta escena fue representada por Velazquez en su cuadro La fragua de Vulcano, que se encuentra también en el Museo del Prado. El Sol, a la izquierda, aparece de repente en la fragua y Hefesto, que sujeta una pieza de hierro candente con unas tenazas, lo escucha sorprendido junto a sus ayudantes.

domingo, 11 de abril de 2010

"El accionista mayoritario" de Petros Márkaris

Acabo de leer El accionista mayoritario de Petros Márkaris, novela publicada por la editorial Tusquets en su colección andanzas y traducida del griego por Joaquim Gestí y Montserrat Franquesa. Márkaris es probablemente el autor griego actual más conocido en España. El protagonista de sus novelas es Kostas Jaritos, comisario de policía de Atenas encargado de resolver casos de homicidio.


En las novelas de Márkaris se mezcla la intirga policíaca con la crítica social y de costumbres de la Grecia contemporánea. En El accionista mayoritario la acción se desarrolla entre Creta, donde un desconocido grupo terrorista secuestra un barco de pasajeros, y Atenas, donde aparece muerto un modelo publicitario en una antigua instalación olímpica. El comisario Jaritos se verá implicado personal y profesionalmente en ambas tramas y recorrerá la Atenas postolímpica con su inseparable y destartalado Mirafiori para resolver el caso.

El accionista mayoritario es la cuarta entrega de la serie. Anteriormente se han publicado Noticias de la noche, Defensa cerrada y Suicidio perfecto. Menos Suicidio perfecto, que fue editada en su día por Ediciones B y actualmente creo que está agotada, el resto de las novelas se pueden encontrar en Tusquets en la colección andanzas y en edición de bolsillo. También se ha publicado en español Muerte en Estambul, que es hasta el momento la última entrega de la serie, y Un caso del comisario Jaritos y otros relatos clandestinos, una colección de historias breves publicada por ediciones B.


miércoles, 7 de abril de 2010

Imágenes de Santorini

Después de varios años sin viajar a Grecia, esta semana santa he estado en Santorini. Aquí dejo algunas de las fotos que he tomado en esta preciosa isla del Egeo.

Iglesia de Fira


Vista de Nea Kameni


Teatro helenístico de la antigua Tera


Iglesia de Ía


Campanario en Ía


Acantilados de Fira


Una vieja barca en una azotea de Firostefani


Atardecer en Ía